Momi, Presidente

Momi, Presidente

Tras pegarse un batacazo morrocotudo con “ El Momi” y “ El retorno del Momi”, ahora, Jerome Hanks vuelve a ponerse detrás de las camaras para dirigir la película que completa la trilogía, “Momi, presidente”. Esta última es posiblemente la menos mala de las tres, cosa, que por otra parte, no era muy difícil, ya que las dos primeras son una autentica mierda (en este periodico se puede decir mierda). Nuevamente, Hanks demuestra que es mucho mejor actor que director, ya que da la impresión que no sabe dirigir ni una churrería.

La película vuelve a tratar acerca del personaje creado por Hanks, El Momi, que tras volver de su misión por Egipto, decide presentarse a las elecciones a presidente del Arenas de Guecho (club de fútbol de un país llamado España, o algo así), compitiendo por el cargo con Aitor Güerretxabeitia Kokainomano, papel interpretado mu mal por Jey Jey Streakebreaker, que se sigue superando a si mismo. Al ser un candidato español, y a su vez vasco, cuenta con mas posibilidades que El Momi, así que éste decide contratar a Eneko Villarrauzabetiko, papel interpretado regulín, regulón, por Xavier Whiterosemary, que es de allí del pueblo, para que sea su asesor electoral. Como este personaje tenía mucha corcha, decidió poner siete petardos de 20 duros en el cuartel general del otro candidato, consiguiendo la total destrucción de la especie humana ante tan potente explosión.

Y ahora me pregunto yo, es posible que alguna de las películas de este personaje conocido como, El Momi, acabe sin la destrucción del planeta. ¿Cómo es posible que tras acabar con la especie humana en la primera parte, haya una segunda parte?, ¿Cómo es posible que tras acabar con la humanidad en la segunda parte, haya una tercera parte?, y por último, ¿Habrá una cuarta parte?.